El fin de una era

El final abrupto entre Lionel Messi y Barcelona sorprendió al mundo. Las últimas negociaciones, la crisis económica de la institución catalana y el posible destino del capitán argentino, que deja una impronta en el club que lo vio crecer y convertirse en uno de los mejores jugadores de la historia mundial.

Vicens Giménez

Lionel Messi deja el Barcelona después de 16 años. El club catalán argumentó en un escueto comunicado que no puede formalizar su contrato por los problemas económicos de la entidad y la normativa salarial de LaLiga. “El Barça quiere agradecer de todo corazón la aportación del jugador al engrandecimiento de la institución y le desea lo mejor en su vida personal y profesional”, concluyó el texto.

El nuevo contrato de rosarino estaba acordado de palabra desde el pasado 12 de julio. Sin embargo, el jueves por la tarde el pacto se rompió tras una última comunicación vía telefónica entre el padre y representante del jugador, Jorge, y el presidente de la entidad azulgrana, Joan Laporta. “A pesar de haberse llegado a un acuerdo entre el Barcelona y Leo Messi y con la clara intención de ambas partes de firmar un nuevo contrato en el día de hoy, no se podrá formalizar debido a obstáculos económicos y estructurales (normativa de LaLiga española)”, informó la entidad azulgrana.

Nadie esperaba este final abrupto de Messi desde que Laporta fue reelegido en marzo como presidente del Blaugrana. Messi se convirtió en el póster de la campaña del candidato y su continuidad ha sido la prioridad del mandatario desde que regresó al palco del Camp Nou. Incluso el rosarino acudió a votar y nadie dudó de que apostaba por Laporta. Ganó aquellas elecciones y en abril inició las negociaciones con Jorge Messi. Tuvieron varias conversaciones, algunas presenciales, otras por teléfono, y en julio sellaron el acuerdo.

Según los medios españoles, Jorge Messi aterrizó en Barcelona este jueves. El capitán argentino había regresado de sus vacaciones el miércoles. En la oficina del ya estaban preparados para hacer oficial el nuevo contrato, el décimo de su carrera con la entidad azulgrana, a la que llegó el 17 de septiembre de 2000. Pero todo se rompió después de que Laporta comunicara a Messi padre que el club no podía inscribir el contrato que había acordado en julio y que los abogados de ambas partes habían concluido la semana pasada. Entonces Barcelona anunció el adiós de Messi a través de un comunicado un año después de que el jugador comunicara por burofax su intención de dejar el Camp Nou.

El último sueldo del 10, entre fijos y variables, era de 138 millones. Un compromiso que era imposible de asumir frente a las limitaciones de la patronal y, sobre todo, ante la delicada situación económica que atraviesa el club. Entonces, según fuentes de la negociación, Messi había aceptado una rebaja en su salario del 50%.

Pero después de gastar aproximadamente 506 millones de euros en los salarios del primer equipo la temporada pasada, LaLiga limitó los gastos del Barça: 347 millones para el curso 2021-2022. Mateu Alemany, director de fútbol, y Ferran Reverter, director general, tuvieron varias conversaciones con Javier Tebas, presidente de LaLiga, para intentar ampliar la masa salarial del primer equipo y así inscribir a Messi y al resto de los fichajes del club durante este mercado (Depay, Emerson, Eric García y Agüero). Tebas se había mostrado siempre inflexible. “El Barça conoce las normas y no hay excepción con Messi”, subrayó.

AP

En el medio aparece el debate en torno a CVC Capital Partners, que está por sellar un acuerdo con la LaLiga para desembarcar en la competición y hacerse con el 10% del negocio a cambio de 2.700 millones de euros. De ese total que inyectaría el fondo, 2.430 millones irían directamente a parar a los clubes, incluyendo también el fútbol femenino y el no profesional, de la mano de la Real Federación Española de Fútbol. De esta última cantidad, un 70% iría para infraestructuras y el propio desarrollo de la competición; otro 15% para la refinanciación de la deuda y otro 15% a fichajes. En ese sentido, no sirve para solventar el contrato de Messi como probablemente haya estimado el club catalán en un principio.

Con ese contrato, Tebas pretende con el acuerdo impulsar LaLiga frente a otras competiciones internacionales, como la Premier League o la Bundesliga y, de hecho, el Real Madrid y el Barcelona recibirían cada uno más de 260 millones de euros si el contrato se acaba firmando. A cambio, el fondo exigió al presidente de la liga española contar con el apoyo de los grandes clubes para cerrar la operación. Y eso es algo que, ahora mismo, no está tan claro. Real Madrid considera que Tebas negoció de espaldas a los clubes, hipotecando su negocio y, por lo tanto, su patrimonio, por lo que mostró un rechazo contundente a la operación y está dispuesto a llegar si hace falta a los tribunales.

La realidad es que Barcelona es un club que está en quiebra por la pandemia del coronavirus y la nefasta gestión de la directiva de Bartomeu. “La masa salarial es un 110% de los ingresos, no cumplimos el Fair Play financiero”, sostuvo Laporta en la última Asamblea, en junio. Dos meses después, el Barcelona continúa sin encontrar una solución a sus graves problemas económicos.

“Queda tiempo para disimular un contrasentido: ¿el club más arruinado del mundo puede tener al jugador más caro del mercado por más que sea Messi? La quiebra, mientras, ha pasado a ser también moral y deportiva”, escribió el periodista Ramón Besa en el diario El País de España.

Joan Laporta dijo este viernes que la única vía disponible para quedarse con Messi habría puesto en riesgo al club “durante los próximos 50 años”. En rueda de prensa, expresó: “El club tiene más de 100 años de historia y está por encima de cualquier jugador, incluso el mejor de la historia, al que estaremos eternamente agradecidos. Por encima de jugadores, entrenadores y presidentes, el Barça siempre estará por encima de ellos”.

Con ese panorama, Leo Messi tiene la posibilidad de arreglar un vínculo con otra institución por primera vez en su carrera profesional iniciada el 16 de noviembre de 2003. El Manchester City no se presenta como un candidato —acordó el fichaje de Grealish por 117 millones de euros— y el Paris St-Germain confía en que ficharlo será rentable a largo plazo y podría hacerlo dentro de una semana, según la agencia de noticias PA. Inicialmente se entendió que el PSG opinaba que no se podía llegar a un acuerdo, pero fuentes cercanas al asunto dicen que hubo un acercamiento directo de Messi con Mauricio Pochettino y que el hecho de que sea una transferencia gratuita son factores para que el club francés persiga el acuerdo. Creen que el fichaje de Messi aumentaría sus ingresos comerciales en Europa y Sudamérica si se vinculara con Neymar.

El futuro de Messi se definirá en las próximas horas. Lo que finalizó fue una era irrepetible entre el mejor jugador del mundo y Barcelona. El astro argentino disputó 778 partidos con el Blaugrana, anotando 672 goles y 305 asistencias que contribuyeron a asegurar 10 títulos de liga, cuatro Ligas de Campeones y tres Copas Mundiales de Clubes entre su botín de 35 trofeos.

Fuentes: El País, Télam, El Economista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *