Cuando el Gasolero jugó en Primera División como Argentino de Temperley

Historia de la efímera fusión entre el Club Atlético Temperley y el Club Argentino de Banfield en 1932. Un equipo que jugó en la zona de Campo Huergo (Temperley) y sobre la actual avenida 9 de Julio.

Argentino de Banfield – Foto de Diego Maggio

Por Federico Gastón Guerra

El fútbol amateur de la Argentina es un gran interrogante, más si se tiene en cuenta que el periodismo le dedicaba escasa importancia a este deporte en las postrimerías del siglo XIX y albores del XX. Así, tras una fusión con Argentino de Banfield, el Celeste dejó su impronta por las canchas argentinas.

Debemos decir que la actividad futbolera en nuestro país se inaugura formalmente un 20 de junio de 1867 con un partido en Palermo en los terrenos donde hoy está el Planetario, en la Capital Federal. Recién en 1891 se organiza el primer campeonato argentino que gana el Saint Andrew’s.

De a poco se fueron sumando más equipos y lo que había comenzado con elencos estudiantiles fue convirtiéndose en un deporte en el cual varias instituciones pugnaban por un lugar en Primera. Es así como Argentino de Banfield comienza a pergeñar sus primeras conquistas futboleras hacia la década de 1920.

Este club opta por asociarse en la Asociación Argentina de Football y no en la Asociación Amateurs de Football, es que ya para estos tiempos eran varias las ideas de cómo conducir el fútbol y ante la heterogeneidad se optó dividir en 1912 a la Argentine Association Football League que se había formado en 1891, como marca Jorge Iwanczuk en su libro sobre el fútbol amateur en la Argentina.

Ya afiliado, Argentino de Banfield consigue en 1922 alzar la Copa Competencia de 2ª reserva y la liga de 5ª división que pone en juego la Asociación Argentina de Football. Este equipo jugaba con casaca verde y blanca a bastones verticales, aunque como señala Jorge Barberini en su monografía sobre clubes desafiliados: “También se conoce una blanca con franja horizontal verde”.

En su estadio de Saavedra y Bustamante [1] este equipo desanda sus primeros pasos en Primera en 1923 compartiendo la 20ª posición del torneo con el desaparecido Boca Alumni (nada que ver con Boca Juniors), ese año participaron 23 equipos en la competencia que dio como ganador a Boca Juniors. El equipo verde y blanco participó ese año con varios clubes ya desaparecidos: Palermo, Del Plata, Progresista, Sportivo Palermo, Alvear Sportivo del Norte, Porteño y Villa Urquiza.

Ya en 1924 Argentino termina 11º de 22 equipos anotados; ese año Boca Juniors vuelve a ganar el torneo de la Asociación Argentina, y el Club Atlético Temperley es segundo. En 1925 se desempeña muy bien y ocupa la 6ª posición en una competencia ganada por Huracán.

La sexta ubicación la vuelve a ocupar en 1926, ya por estos años contaba con 500 socios según memorias de la AFA; participaron 18 conjuntos deportivos y vuelve a ser campeón Boca Juniors. 1927 encuentra a nuestro fútbol con una fusión de asociaciones deportivas y sin Argentino de Banfield en la liga superior.

Al jugar todos los equipos en una misma agrupación suman 36 los anotados en 1928; Huracán es el campeón y los de banfileños ocupan la posición 26ª, sin duda un torneo arduo y desgastante.

En un campeonato dividido en dos zonas en 1929 Argentino termina 13º en su zona. 1930 vuelve a juntar a todos los equipos y los “verdiblancos” cumplen una mala tarea al salir 30º. Debido a la cantidad de equipos es que se produce una nueva escisión en 1931 como se lee en libro “La historia del fútbol amateur en la Argentina”; pero no le va mejor a los banfileños que quedan anteúltimos de 16 competidores por la Asociación Argentina, año que obtiene el título el desaparecido Estudiantil Porteño.

Un pasado Celeste con el nombre de Argentino

Al no acompañar los resultados deportivos Argentino de Banfield opta por buscar cambios en su estructura deportiva y es por eso que se puede leer en LA UNIÓN del 2 de diciembre de 1978 lo siguiente: “Efímera fue la fusión del Club Atlético Temperley con el Club Argentino de Banfield que se produjo el 15 de marzo de 1932, denominándose la nueva entidad con el nombre de Argentino de Temperley”.

“Más que una fusión -prosigue la nota de LA UNIÓN- había sido un convenio con el ex Club Argentino de Banfield, tomando provisoriamente el nombre de Argentino de Temperley. Para su manejo en lo futbolístico se había formado una comisión.”

Jorge Barberini, presidente de la Asociación de Coleccionistas Deportivos, escribió en una investigación sobre clubes: “Fusionados en 1932, el Club Argentino de Banfield (¿ex Argentino de Lomas?) y el Club Temperley (ex Centenario Football Club) dan lugar a la formación de Argentino de Temperley”.

Un nuevo ingrediente es el que plantea este coleccionista al tomar como fuente de la fusión a Argentino de Lomas, institución que tenía su cancha en Bolívar y Gorriti, Lomas de Zamora.

El historiador del club celeste Guido Tomasi (ya fallecido), en un escrito dejó el siguiente dato: “Durante el tiempo de fusión la sede y el campo de deportes como la administración la ejerció el Club Temperley, quedando las tribunas de Argentino de Banfield en favor del celeste.” Esta institución fusionada jugó en la zona de Campo Huergo (Temperley) y en la avenida 9 de Julio, actual ubicación.

Argentino de Temperley ocupa la 14º en 1932 con 17 participantes; Sportivo Barracas gana el campeonato. Es 10º en 1933 y 14º en el 34. Por lo visto no ganó nada, en lo futbolístico, al unirse con el Club Temperley.

Es por esto que el 12 de julio de 1935 se resuelve por asamblea romper con la fusión de nombres, no había dado mayores resultados y muy poco era lo que esta unión le había dejado a los de Banfield… De aquí en más el fútbol entra en una etapa profesional y Argentino de Banfield pasará a respirar una nueva etapa, una nueva vida.

[1] El historiador Luis Ángel Legnani aclara en su libro “Un Lomas que yo he visto”, Pág.
136, 6ª edición que “(…) (el club) Olimpia (fue) ocupante del predio que perteneció a
Argentino de Banfield, en la manzana comprendida por Bolívar, Saavedra, Andes y
Bustamante (…)”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *